Archive for the ‘Vivienda’ Category

Que se metan las casas por el culo

abril 1, 2010

Si últimamente te ronda por la cabeza la idea de comprar una vivienda piénsatelo dos veces y no lo hagas. La sobrevaloración en el precio de la misma solo es equiparable a la poca vergüenza de la corruptocracia que mueve los hilos para que esto siga siendo así. Vale que el precio haya bajado un poco, pero el tamaño de la burbuja en que se encuentra inmenso sigue siendo inversamente proporcional a la agudeza mental de los pepitos que en su día decidieron hipotecarse de por vida en un zulo sin futuro. Recuerda este proverbio: “nunca cojas un cuchillo cuando cae”.
Para colmo de la desdicha el Observatorio Joven de Vivienda del Consejo de la Juventud de España informa en su último boletín que un joven español para poder acceder a una vivienda sin endeudarse en exceso debería ganar 2.484,92 euros al mes (29.819 euros anuales), lo que representa un 96,77% más de lo que cobra en la actualidad de media. Dicho de otra forma, el doble.
Al interpretar estos datos cualquiera podría pensar que se está hablando del salario de un joven español que trabaja en el extranjero. Así nos va. El error está en no querer ver (porque no interesa) que la verdadera solución pasa porque el precio de la vivienda sea la mitad del que es ahora. Mientras tanto promotores, constructores, inmobiliarias y bancos pueden meterse las casas por el culo. Solo cuando ellos quiebren nuestras economías domésticas renacerán y nuestro poder adquisitivo volverá a ser “normal”.
La cultura española, más cercana en ocasiones a ideales sudamericanos que al resto de Europa, nos impide comprender el verdadero paradigma de la vida. Comprar una casa es malo, muy malo, por diversos razonamientos:
  1. El exceso de compra de vivienda y su inherente especulación son los factores que nos han llevado a la situación actual.
  2. Comprar implica endeudarse y atarse a un bien inmueble de por vida, por lo que se pierde movilidad.
  3. Si yo me compro una casa y la hereda mi hijo, que a su vez se compra otra casa y dona ambas a mi nieto… y así hasta la eternidad, ¿cuantas casas tendrá mi tataranieto? Es simple, comprar casas no es sostenible a largo plazo.
Mi propuesta es buscar una opción intermedia entre la compra y el alquiler. Quizás un alquiler con opción a compra, una propiedad compartida de la casa. El ocupante paga con una entrada parte de la casa, adquiriendo ese porcentaje de propiedad. Cada mes deberá pagar una cuota como “alquiler” en función de el porcentaje de propiedad de la casa al propietario original. Si paga más que esa cuota, gana propiedad sobre la casa, teniendo posteriormente que pagar menos de alquiler. Si paga menos, pierde propiedad sobre la casa. En cualquier momento el ocupante puede traspasar sus derechos sobre la casa a un nuevo ocupante (venderla).
Las otras soluciones pasan por meterle fuego a los bancos o por ocupar las ciudades fantasmas que las promotoras construyeron en pleno boom. Un poco más violento sí, pero no menos eficaz.
Anuncios

La hipoteca con látigo

marzo 29, 2010
Según he podido leer en la web cálculo de hipoteca, dentro de las nuevas modalidades hipotecarias que contempla el Gobierno en su anunciada reforma de los mercados financieros, hay que hacer hincapié en la hipoteca con látigo, una fórmula prometedora por su carácter innovador y su espíritu claramente orientado a evitar que las familias puedan quedarse sin techo.
Mediante este ingenioso contrato hipotecario, los bancos perderán el derecho a desahuciar a los hipotecados que no hayan podido satisfacer sus cuotas mensuales, pero a cambio podrán azotarlos públicamente, y en acto televisado, en la sede de sus oficinas centrales. El número de latigazos será igual al de las mensualidades que se adeuden y el verdugo será elegido por sorteo entre los peritos ahostiadores legalmente inscritos a tal efecto. El producto de lo obtenido por los derechos televisivos de la retransmisión se destinará a pagar la deuda del hipotecado, que podrá verse así liberado de la deuda y hasta obtener beneficios si la audiencia es suficiente.
Una de las peculiaridades de esta modalidad hipotecaria es que deberá ser pactada entre ambas partes, por lo que aún no se puede prever el alcance que tendrá en la práctica ya que por un lado ofrece la seguridad de no quedarse en la calle mientras que, por otra parte, puede suponer algunos inconvenientes añadidos a los habituales quebraderos de cabeza que produce la falta de liquidez.
Según la ministra de vivienda, se espera que está fórmula sea acogida con gran entusiasmo tanto por los bancos como por los ciudadanos en general y asociaciones de consumidores.
Enhorabuena a todos los hipotecados.

El hundimiento del milagro español

marzo 16, 2010
Aunque engañados como casi siempre, fue cojonudo mientras duró. Diez años de crecimiento vertiginoso, de locura colectiva, de café para todos y vámonos de putas. Éramos la envidia de Europa. Los españoles nos acercábamos peligrosamente a la cabeza de la carrera y continuábamos avanzando posiciones. En un sprint habíamos adelantado a Italia. Ya divisábamos, no muy lejos, a Francia. Y entonces… ¡a la mierda! Vino el desfondamiento, el querer y no poder. Ya no corríamos, andábamos y vimos alejarse a Francia. Italia nos adelantó nuevamente. Ya no pudimos marcar el paso. Nos paramos, quietos, como petrificados. ¿Cómo pudo sucedernos esto?
¿Falló la preparación? Todo falló, todo. Quisimos acercarnos a la meta por una calle que se iba estrechando cuánto más rápido corríamos hasta encontrarnos sin salida. Diez años hemos estado instalados en ese antimercado, en una burbuja que no ha resistido y ha terminado por explotar mandándolo todo a la mierda. 
El españolito medio, con su curro de 8 horas y su A3 en la puerta desconocía entonces el cómo y el por qué del milagro español. Estaba instalado en él y le iba bien. A quién no le gusta vivir por encima de sus posibilidades cuando te están diciendo constantemente que España va bien, que consumas, que te compres un pisito en la playa, un nuevo coche, que te vayas de vacaciones y que vivas la vida loca. Pocos nos atrevimos a sacar la cabeza de esta locura. Nos llamaron burbujistas, herejes de un sistema que era una puta locura.
Existían informes en contra de esta saturación de viviendas, de esta manera de hacer antimercado. No hubo reacción, los informes, los datos oficiales no les convenía que saliesen a la luz. Se quería seguir vendiendo el milagro español pero no querían reconocer que en términos económicos, financieros, de endeudamiento, era una descabellada locura. Se controlaba la información para que el pueblo no viera los resultados de esa actividad frenética que tuvo lugar durante diez años.
¿Culpables? Bancos y Cajas que actuaron durante esos años sin ningún tipo de regulación por parte de los Gobiernos de Aznar y Zapatero. En diez años de gobiernos de PP y PSOE se ha hecho tanta obra pública como en treinta en países con una economía superior a la española. Maldita locura. Ahora, la hucha de las pensiones vacía y mucha gente pasándolas canutas.
El milagro español, la envidia del resto de Europa. ¿Hasta cuándo estaremos pagando sus consecuencias?

¿Dónde está el dinero generado durante el boom inmobiliario?

enero 15, 2010

Muchas entidades financieras españolas tienen problemas de liquidez, deben dinero y no consiguen recuperar todo el dinero que les deben. Esto es así porque el crédito a los promotores inmobiliarios se triplicó entre el 2004 y el 2007 pasando de 112.165 millones de euros a 318.032 millones en 2008.
La mayor parte de las inmobiliarias están quebradas o cerca de entrar en concurso de acreedores. Hasta hace poco los márgenes de explotación de las inmobiliarias crecían a ritmos del 20%.

¿Dónde está entonces toda la riqueza generada en el periodo del mayor boom inmobiliario de la historia de España? ¿Quién la tiene?

Las inmobiliarias, ante sus espectaculares beneficios, no se planteaban diversificar: todo lo invertían en comprar más y más suelos. Compraron tanto que tienen un stock de suelo acumulado para edificar 2,4 millones de viviendas nuevas. Todo eso, sumado al stock de viviendas ya construidas y no vendidas de 1,5 millones de viviendas.
Esto significa que a un ritmo de ventas de 230.000 viviendas al año, la digestión del stock actual acumulado de suelo y vivienda nos llevaría hasta el 2024 sin necesidad de más suelo.

El dinero lo tienen, y en grandes cantidades aquellos que vendieron esos suelos: agricultores y propietarios de patrimonio inmobiliario. Muchos, muchísimos de ellos se han convertido en millonarios.

La mayoría no quieren saber de suelo, saben que ahora no es una buena inversión pues va a seguir bajando porque se tardará muchos años en ser una necesidad. En viviendas, según The Economist, España es el país del mundo en el que están todavía mas sobrevaloradas, un 54% sobre los precios razonables, con lo que tampoco es una opción.
Por esta razón ha subido tanto la bolsa, ese dinero se está yendo a la bolsa y está buscando empresas no cotizadas en la que invertir, pues según se encarece la bolsa se gira a otras inversiones que puedan producir rentabilidad.
Por eso, en esta crisis de liquidez, los empresarios inteligentes deberían buscar y atraer ese dinero a sus proyectos empresariales, pues aquel que refuerce ahora su balance saldrá vivo y reforzado de la crisis y podrá aprovechar las múltiples oportunidades de concentración empresarial que se van a presentar los próximos años.
Fuente: Enrique Quemada

Hablan de mi blog en un periódico…

enero 11, 2010

Curiosa ha sido la sopresa que me he llevado al curiosear la procedencia de los lectores del blog de los últimos días. Parece ser que el artículo “A qué dedican el tiempo las inmobiliarias”, publicado hace unos días, ha llamado la atención de una especie de periódico digital inmobiliario llamado Inmodiario. Podeis leer el artículo completo pinchando aquí.
Muy mal tiene que irle el negocio a estos señores, sobre todo al autor del artículo, un tal Miguel Villarroya Martín para sentirse ofendido con mi opinión. No me extraña que los formadores inmobiliarios y los agentes de la propiedad hagan cola en la puerta del INEM. Me pregunto a qué se dedicarán estos señoritos de chaqueta barata y pajarita de los años 70 cuando la burbuja termine de estallar.
Volviendo al artículo, me quedo con dos párrafos:
1. “El breve y agrio comentario que acompaña al vídeo hace leña de ese hecho y parece alegrarse de que al fin las inmobiliarias hayan alcanzado el justo castigo que se merecían por sus excesos de los tiempos de bonanza”.
Muy sensata la opinión de alguien que está chupando las últimas gotas de sangre de su presa. Ahora solo queda patalear y gritar a los cuatro vientos lo mal que nos trata la gente, sin tener en cuenta que tanto la fama como los méritos los crea uno mismo con el paso de los años.
2. “Ésta es la oportunidad necesaria para el Sector Inmobiliario -la recuperación psicológica y no sólo económica- pero el problema radica en qué la pelea por la imagen del Sector necesita de Campeones que enarbolen y en esto… el campo de lidia parece estar muy vacío”.
Dejando a un lado las faltas ortográficas, los sustantivos y adjetivos convertidos en nombres propios por efecto l´oreal y los errores de conjunción gramatical que encontramos en el párrafo, nos centraremos en su contenido. Habla este señor sobre una oportunidad necesaria cuando realmente se enfrenta a un hundimiento imprescindible para sostener la coyuntura económica del país. Las inmobiliarias no tienen que renacer, señor Villarroya, sino todo lo contrario. Es un sector oportunista reconvertido en una máquina expendedora de billetes de 500 euros que ha asfixiado al consumidor medio y creado una de las mayores burbujas inmobiliarias que se recuerdan en el planeta. Y todo esto a costa del ciudadano y paseando el BMW con aires de superioridad.
Bienaventurados sean los pepitos, los gañanes, los oportunistas y los especuladores, porque sus días de gloria están contados. ¿Cumplirá el reciclaje laboral su objetivo con estas personas? Larga y gorda será la lista del INEM, lo veo venir.

A qué dedican el tiempo las inmobiliarias

enero 1, 2010
Aquí tenemos un vídeo muy impactante de tan solo 23 segundos donde se puede ver hasta donde está llegando la crisis del sector inmobiliario. No tiene desperdicio…
Quedaron atrás aquellos tiempos en que los chaquetas verdes paseaban sus aires de superioridad y sus flamantes BMW Serie 1 presumiendo de comisiones. Estos engendros progresistas que pensaban que iban a devorar el mundo y se creían realizadores del sueño americano en territorio egspañistaní hoy forman parte de la mayor empresa del país: el INEM.

El hundimiento del sector inmobiliario

diciembre 30, 2009

Por mucho que a algunos les cueste asumir que el fin de la crisis está lejos, los datos no dejan lugar a dudas. Como ejemplo un botón: el sector inmobiliario, uno de los orígenes de la misma.
Si nos fijamos en las estadísticas de las hipotecas concedidas en España podemos comprobar como las mismas llevan 28 meses a la baja. En octubre cayó un 18% con respecto al mismo mes del año anterior y un 16% con respecto a noviembre del mismo año. Traducido, en España sobran casas y sus precios siguen siendo desorbitados.
Se piensan bancos, cajas y ladrilleros que con promociones tipo Carrefour se van a quitar las casas de encima: primer año de hipoteca gratis, colegio privado para los niños y hasta un coche de regalo. Lo intentan todo pero casi nada cuela. Cada día son menos los inconscientes que deciden acceder al mercado de la vivienda. Es lógico, la burbuja ha estallado en la cara de todos. Lo sensato es no comprar y seguir esperando. Algún día bancos y cajas tendrán que asumir sus tremendas pérdidas y solo entonces el precio de las casas volverá a ser “real”. Será entonces cuando la verdadera crisis destrozará, literalmente, el sistema financiero español y volveremos al momento cero.
Mientras tanto seguiremos con un poco de maquillaje por aquí y otro por allá para tener a la gente adormecida y que no proteste. Eso sí, que no falten condones para África.

Los pepitos nunca mueren

junio 10, 2009

En alguna ocasión he hablado sobre las emocionantes historias hipotecarias de los pepitos y las pepitas. Estos, individuos que compraron una casa en los últimos 3-4 años, se empeñan en convencer al resto del mundo de que su actuación fue la correcta e intentan demostrar a toda costa que: 1) La vivienda nunca baja, y 2) Alquilar es tirar el dinero. He aquí un listado extraído de burbuja.info con sus principales argumentos:

“Los pisos nunca bajan”
“El gobierno nos asegura los 100.000 euros”
“Los bares y comercios estan llenos”
“Alquilar es tirar el dinero”
“A mi me da igual, lo he comprado para vivir”
“Venderse todo se vende”
“Esta zona va pa arriba.”
“Si no te metes ahora en un piso luego no podrás.”
“Nadie es tan tonto de vender por menos de lo que le ha costado.”
“Al principio cuesta, pero luego no se nota.”
“Le he ganado X kilos a mi casa”
“Si no puedes pagar no pasa nada, que se quede el piso el banco.”
“Los pisos bajarán en otros países, pero es España es imposible.”
“El euribor no puede subir, el gobierno no lo permitirá / Europa está hipotecada.”
“Los pisos no pueden bajar, el gobierno no lo permitiría.”
“Comprar vivienda es siempre una inversión.”
“Compro una vivienda y así se la dejo a mis hijos.”
“Si mi vecino vende su piso por ‘x’, yo no voy a ser menos.”
“Compro piso, lo alquilo y así me pagan la hipoteca.”
“Siempre puedo refinanciar. “
“Yo nunca venderé por menos de lo que me costó. “
“Si no puedo pagar, que se quede el piso el Banco, y en paz.”
“Desde el momento que firmas (la hipoteca) ya tienes algo en propiedad”
“Si te echan del trabajo, por lo menos te queda el piso!”
“Ya sacarán alguna Ley para que la vivienda no baje.”
“A mi el euribor ese no me afecta ; compré antes de que subiera.”
“El banco me dijo que el euribor siempre baja con el euro, y mi cuota siempre ha bajado”
“De aqui a 30 años ya tendré un buen patrimonio.”
“Si el piso es tuyo siempre lo puedes decorar a tu gusto. Y meterte a obras.·
“La vivienda en España todavía está más barata que en el resto de Europa, así que hay margen de subida.·
“Como en España no se vive en ningún sitio”
“Una subida de 1% del tipo de interés es igual a una subida del 1% en la cuota.”
“Si refinancio la hipoteca al doble de años, la cuota se me queda entonces a la mitad.”
“Con lo que vayan subiendo los sueldos se compensa la subida de la hipoteca.”
“La culpa es del precio del suelo, que está carísimo.”
“¡¡Mi piso se ha revalorizado la hostia!!! Tú ya no podrías ni comprar mi piso.”
“Ufff, como voy a fardar en el LIDL con mi piso de 63 millones y el BMW nuevo.”
“Resiste, aguanta como sea, aunque nadie quiera comprar el piso, no bajes el precio!”
“El piso es de los dos”
“Si explota la supuesta burbuja… todo el mundo querra volver a comprar y otra vez subira.”
“Los burbujistas son una panda de vagos y de perdedores que no tienen “nada en la vida”.
“Lleváis diciendo que la vivienda va a bajar desde 2001 y mira, la vivienda nunca baja.”

Sin comentarios…

Ladrones al descubierto

mayo 23, 2009


Dado que esto de la crisis no nos está gustando ni un pelo sería buena idea hacer pagar a sus culpables indirectos. Digo indirectos porque los verdaderos culpables, los políticos, saldrán de rositas y por mucho que nos quejemos no les va a pasar nada. Sin embargo, sí podemos hacer que todos esos especuladores chupóteros paguen por su arrogancia. En este numeroso grupo destacan dos estereotipos: los banqueros y los ladrilleros.

Hacer pagar a los banqueros es fácil. Basta con dejar de suministrarles dinero público. Si están arruinados que se jodan. No tenemos que pagar con nuestros impuestos sus nefastas gestiones. Si el sistema se viene abajo, que se venga. Ya vendrán otros a levantarlo. Sería interesante también que el Estado los auditase a todos. Ya se ha visto con CCM que el nivel de mamoneo por parte de los directivos bancarios puede rozar la vergüenza ajena. Los culpables a la cárcel, sin piedad. Y que paguen, por supuesto. Si no tienen dinero que les vendan sus chalets y sus coches de lujo, pero que paguen la que han montado.

En cuanto a los ladrilleros, el tema se complica. Constructores, promotores e intermediarios han estado lucrándose durante la burbuja inmobiliaria. Ahora sus empresas quiebran, sus trabajadores van a la calle y sus casas invendibles se quedan adornando el paisaje español cual toro de Osborne. Sin embargo, a pesar de que la gran mayoría se convirtieron en emprendedores sin tener ni la mas remota idea de economía, sí que supieron lucrarse y esconder billetes de 500 euros hasta debajo de las piedras. Oficialmente no tienen ni un duro pero la realidad demuestra que están forrados. El problema es que no pueden utilizar sus billetes gigantes porque se les pillaría. ¿Solución? Le cambiamos el color. Dado que no piensan utilizar ese dinero que tienen guardado y que tan bien le vendría al sistema económico, obligémosle.

Si se cambiase el color de los billetes de 500 euros de la noche a la mañana estas personas sólo tendrían dos opciones: gastarlos, con lo que conseguiríamos aumentar el consumo; o ir al banco a cambiarlos. De una forma u otra se conseguiría reactivar mínimamente la economía. El que no opte ni por una opción ni por la otra es que algo esconde. En ese caso su fortuna desaparecería y pagarían por la estafa que han llevado a cabo.

Ya está bien de ladrones en este país. Si no se adoptan medidas radicales de este tipo jamás llegaremos a ninguna parte, simplemente, seguiremos siendo Egspañistán.

Los pepitos contraatacan

mayo 14, 2009

Hoy he recibido un email de una buena amiga que me ha dejado perplejo. Dado que no pienso dar su nombre espero que no le moleste este artículo. Me habla sobre su experiencia en la compra de una casa y, en resumidas cuentas, viene a decirme que le debe al banco unos 250.000 euros mal contados. Sin embargo, lejos de vivir acojonada pensando en que su situación se perpetuará en el tiempo hasta que se jubile, me señalaba que era feliz y que solo pedía salud para poder trabajar y así saldar la deuda contraída. Hacía un pequeño apunte al final del mensaje: no le interesa que baje el precio de la vivienda, ¿por qué?

Tener una hipoteca de 250.000 euros implica tener una casa valorada en ese mismo importe. La garantía que recae sobre la devolución de la deuda es el valor de la casa. El problema surge cuando las casas empiezan a perder valor, tal y como está haciéndolo y así seguirá durante los próximos años. Si el fastuoso castillo de mi amiga alcanza dentro de tres años, pongamos un ejemplo, un valor en el mercado de 200.000 euros, ¿qué consecuencias tendría esto sobre el banco que concedió la hipoteca? Pues que no tendría las espaldas cubiertas. En caso de impago por parte de mi amiga el banco se quedaría con el castillo, pero perdería 50.000 euros.

Para solucionar este problema el banco definirá a mi amiga como “morosa” y no precisamente por no pagar, sino por el riesgo manifiesto que representa. El problema surge cuando al firmar la hipoteca, el pepito firmante no lee la letra pequeña. Camuflada entre las doscientas cláusulas que el amable gestor financiero olvidó mencionar podría aparecer una que dijese algo parecido a “si el precio de la casa baja, te pediremos otro aval por la diferencia de dinero que perdemos y si no lo tienes tendrás que pagarnos dicha diferencia”. Grave problema, mi amiga necesitaría 50.000 pavos nuevos y ningún banco se lo da por considerarla “morosa”. Es más, empezarán a cancelarle tarjetas de crédito para prevenir un posible incremento de la deuda.

Ante este panorama “surrealista” y “no acorde a la realidad” es normal que no le interese que la vivienda baje. Sin embargo, lo hace y así seguirá durante mucho tiempo. El tiempo de los chorizos especuladores y de los pepitos devora-mundos llega a su fin. Al menos, le quedará el consuelo de poder contarle a sus nietos: “yo compré una casa justo antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, ¿me terminas de pagar la hipoteca?”