Archive for the ‘Soluciones’ Category

La N con la A, NASDAQ

marzo 15, 2010

Qué listos nos hemos vuelto con el paso de los años. ¿Qué es una subprime? ¿Habías oído esta palabra años atrás, cuando aún nadie se enteraba del tsunami financiero que terminaría arrasando el planeta? Seguramente esta palabra inglesa, que se utiliza para aludir a un préstamo, hipoteca o inversión de mierda (alto riesgo), no te suena a chino, porque en los últimos años ha llenado páginas y más páginas de información económica e incluso se ha colado ya en las conversaciones de los ciudadanos profanos en economía. Hasta tal grado se ha popularizado que fue elegida como la Palabra de 2007 por la Sociedad Americana de Dialectos.

No hay duda de que la crisis está enriqueciendo el vocabulario financiero de los ciudadanos, principalmente de los pepitos con hipoteca a cuarenta años. Pero los expertos esperan que más allá de popularizar palabras que habían sido de uso exclusivo para los especialistas en economía, la crisis sirva también para que los ciudadanos amplíen su conocimiento sobre conceptos básicos (qué es el tipo de interés, cómo funciona la bolsa, qué es el IVA o el PIB) que les conciernen como consumidores, como empleados o empleadores, como contribuyentes o como usuarios de servicios financieros. Porque los españoles suspendemos en cultura financiera y hay que echarle la culpa a la ausencia de este tipo de formación en las escuelas.
Y es que poco ha cambiado desde que, hace ya unas décadas, el economista y escritor José Luis Sampedro se preguntara por qué los alumnos de secundaria y los bachilleres salen de las aulas conociendo la calcopirita pero sin tener ni puta idea sobre qué es un banco, cuando la gran mayoría nunca volverán a toparse con este mineral pero todos abrirán una cuenta corriente.
Tenemos el infierno de la ESO repleto de asignaturas absurdas que los profesores explican a través de documentales y recortes de internet, como Educación para la ciudadanía o Proyecto integrado, pero no hay lugar para luchar contra la incultura económica. Nos piden a los profesores que enseñemos en valores y no se dan cuenta de que esa labor es de la familia. A mí mis padres me enseñaron a quitarme la gorra al entrar en clase y a no eructar en público, mientras que al colegio iba a aprender matemáticas e idiomas. 

Aún así me pregunto si el problema no será de Lengua y no de Economía. Habría que explicar el verdadero significado de la frase “Nadie da duros a cuatro pesetas”. O quién sabe, a lo mejor es de Historia.
Anuncios

7 Planes estratégicos para España

marzo 12, 2010

1. Educación
España no tiene ningún problema cultural, como prueba el hecho de que todo el mundo hable de cualquier tema con total autoridad, aunque haya hecho medio módulo de FP que no acabó porque le pillaron fumando crack en el baño. El problema de la educación en España, por tanto, es que la gente saca malas notas. Bajemos el nivel de exigencia un poco más y tendremos una de las generaciones académicamente más exitosas de nuestra historia.
2. Cultura
En España no tenemos cultura porque la gente que realmente tiene un criterio intelectual está vetada en los medios de comunicación porque una vez dijeron algo contra Prisa, Mediapro, Unidad Editorial o cualquier otro gran grupo de comunicación. Obviamente, merecen tal ostracismo. Afortunadamente, nos quedan los actores de cine español y sus siempre refrescantes opiniones sobre cualquier cosa.
3. Medios de comunicación
En España tenemos una serie de medios de comunicación muy serios y solventes. Lamentablemente, han tenido que despedir a todos los periodistas porque cobran demasiado. No obstante, el papel de la prensa es fundamental para preservar el derecho constitucional de todo ciudadano a tener un sudoku distinto cada día.
4. Crisis de valores
La juventud ya no cree en casi nada. Esto es incomprensible teniendo en cuenta la excelente labor pedagógica de la política y los medios de comunicación. Tenemos que conseguir que los jóvenes aporten valor a nuestra sociedad, para lo cual es fundamental que beban dentro de los bares, porque en la calle hacen mucho ruido y así no hay quien duerma.
5. Economía
Es España sabemos hacer lo que sabemos hacer: casas. Hagamos, por tanto, casas como si no hubiera un mañana. Fabriquemos casas en todas partes, cientos de miles de casas, millones de casas, y vendámoselas a los europeos. Otros países invierten en científicos que, te pongas como te pongas, tendrán que vivir en alguna parte, ¿no?
6. Igualdad de género
Hoy en día, la mujer tiene las mismas oportunidades que el hombre en todos los ámbitos salvo en el laboral y en el económico. No obstante, se está avanzando mucho en este campo. Ahora, por ejemplo, es difícil que un empresario despida a una mujer por estar embarazada; hoy la despide porque cometió un grave error justo el mismo día en que comunicó que estaba embarazada.
7. Religión
La religión es un poderoso mecanismo de control social, dado que castiga a los pecadores con un infierno eterno. No en vano muchos de los pecados capitales coinciden con leyes laicas (salvo lo de desear a la mujer del vecino, porque, si fuera ilegal, no quedaría nadie en libertad). Una sociedad laica nos conduce hacia un futuro donde no hay miedo y, por tanto, hay libertad de acción para atentar, asesinar, violar, abortar y masturbarse en público. Potenciemos, por tanto, las religiones (salvo la de los moros, que están todos locos).

Vía | Mi mesa cojea

La casta política del PPSOE

marzo 9, 2010

Seis millones de desempleados. Un agujero de deuda desorbitado. Un sistema financiero casi quebrado. Un país poco industrializado. Un modelo dantesco de estado. Otro modelo, el educativo, enfangado. Un mercado de trabajo parado. Un sistema electoral burlado. Un bipartidismo pactado. Unos electores defraudados. Un país engañado. Y me bastaría añadir un Aleluya y serviría como letra complementaria de la canción de Luis Eduardo Aute.
Pero dejémonos de canciones por que el asunto es grave. Hay un montón de cosas por arreglar, un gran trabajo que desarrollar. Y a estos hijos de la gran default, les importa un bledo, se la traen floja. Les da igual que el país se vaya al carajo, que sean recordados, de largo, como la peor clase política de la democracia. Porque como decía Butanito, “no están para servir sino para ser servidos”. Pero son otros tiempos José María y a estos les tendríamos que echar a patadas. Lo malo, o lo peor, es que luego vendrían los de la niña y tendríamos que aguantarlos al menos cuatro años. Son tal para cual. Pero se lo han montado bien. Eso hay que reconocérselo, ¡que jodíos! Lo que se insultan en público, lo que se vilipendian y lo amigos que son cuando no hay cámaras o micrófonos por medio.
¿Para qué han montado este tinglado del pacto? Pues para seguir engañándonos, para seguir metiéndonosla doblá. No tienen ni idea de cómo salir del follón en el que nos han metido. Están agotados intelectualmente como agotado lo está el país económicamente.
Poneos a trabajar, a pactar de verdad, dejaros de gilipolleces y aunando esfuerzos, cediendo todos un poco, a lo mejor suena la flauta y esto se arregla un poco. Difícil está, muy complicado. Pero algo habrá que hacer. Debéis entender que os hemos elegido para que nos representéis con dignidad. Para que administréis con eficacia el dinero que os entregamos a través de nuestros impuestos. Y si puede ser, que consigáis mejores cotas de bienestar para vuestro pueblo. ¿Tan complicado es?

Esto sólo lo arreglamos entre todos

marzo 1, 2010

Si creías que ya estaba hecho todo (que es nada) para salir de la crisis estabas equivocado. Aún no habíamos visto el gran as guardado en la manga por gobierno y grandes empresas. Olvídense por un momento del Plan E, la ayuda de 400 €, el 2000 E, las prorrogaciones del subsidio de desempleo… todo era una farsa. ¡Salir de la crisis y volver a generar empleo, abolir la deuda externa y todas esas mariconadas que nos tienen acojonadillos se solucionan con optimismo! Quiero ver mañana a todo Dios quemando VISA en El Corte Inglés. ¡Se acabó el vivir con miedo!
Inquietante, ¿verdad? Pues esa es la genial idea que se le ha ocurrido a las Cámaras de comercio, la patronal de las grandes empresas constructoras (Seopan) y un buen número de grandes empresas (Telefónica, Iberia, El Corte Inglés, BBVA, Santander, La Caixa, Caja Madrid, Repsol, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Mapfre, Abertis, Mercadona, Indra, Renfe y Red Eléctrica) para quemar 4 millones de euros y sacarnos del agujero.
En definitiva, una gran campaña publicitaria sufragada por buena parte de los que nos han llevado a esta crisis, como las empresas constructoras o los bancos que han dado alegres préstamos a la locura del ladrillo. Ellos nos piden un esfuercito más, un cambio de actitud frente a la crisis, que no hay que reclamar nada a nadie, ni esperar que nadie solucione nada. Según estos marketinianos tenemos que preguntarnos: ¿qué puedo hacer yo?
Monumental sarta de chorraditas a lo Flanders y de chachiprirulismos hipócritas para esconder el verdadero mensaje de su campaña: ¡CONSUME YA, COÑO! 

Es hora de movilizarnos

febrero 25, 2010

Es hora de exigir responsabilidades a los chorizos actores que han provocado esta crisis económica y humana: la banca, las multinacionales, las finanzas y sus instituciones internacionales, con la complicidad de gobiernos y partidos políticos que los han apoyado. Es hora de presionar a las cúpulas sindicales para que den un giro radical a sus estrategias y dejen de pensar en subvenciones para ponerse por fin al lado de la ciudadanía y de los trabajadores que sufren los estragos de la crisis, e impulsen la movilización y organización de las fuerzas sociales que se oponen a un sistema depredador e insolidario. Es hora de movilizarnos…
Movilizarnos por arrebatar el poder económico a las finanzas, la socialización de la banca, la erradicación de los paraísos fiscales y el control social de los mercados financieros. ¡La economía al servicio de los pueblos y las personas!
– Movilizarnos por garantizar un trabajo y unas condiciones laborales dignas para trabajadores y trabajadoras: no a las políticas de destrucción de empleo (como los ERE), abolición de la precariedad laboral, por el reparto del trabajo a través de la reducción drástica de la jornada de trabajo sin rebaja salarial, contra la explotación e indefensión laboral, contra el recorte de las pensiones y por la mejora de la protección social, por la recuperación de los derechos laborales destruidos.
– Movilizarnos por la defensa y la ampliación de los servicios públicos: basta ya del saqueo de la sanidad, la educación, el territorio, el agua… Reversión de los servicios públicos ya privatizados.
– Movilizarnos para que la vivienda deje de ser un bien de inversión especulativa y retome su función social de alojamiento: por un cambio de modelo social de la vivienda en propiedad a la vivienda pública en alquiler, terminando definitivamente con la locura insostenible del ladrillo.
– Movilizarnos por hacer efectiva la sostenibilidad. Exigimos detener la sobreexplotación de los recursos naturales y energéticos.
– Movilizarnos por la reducción drástica de las injusticias y desigualdades sociales en las relaciones Norte-Sur: menos crecimiento y más reparto (renta básica de ciudadanía, reforma fiscal que garantice un sistema tributario progresivo y redistribuidor de la riqueza, abolición de la deuda externa de los países empobrecidos, fin de los tratados de libre comercio y de las políticas de liberalización del comercio de bienes y servicios .
– Movilizarnos por un mundo en que las personas escojan su futuro sin estar presionadas por las estructuras patriarcales. Queremos relaciones basadas en la solidaridad y no en la dominación, la competitividad y la violencia.

Trucos para ahorrar dinero público

febrero 13, 2010
Todos sabemos que Zapatero es uno de esos tipos que, a pesar de la dificultad del hecho en sí, miente mas que habla. Hace poco se paseó por Europa prometiendo rebajar el déficit público para luego volver a España y anunciar en el Congreso justo lo contrario. Cosas de políticos, no le demos más importancia. Aunque sí deberíamos recordar nuestra obligación de bajar dicho déficit al 3%. Para ello, propongo varias medidas:
1. Suprimir la asignación millonaria a la Monarquía. Vale que el Rey nos parezca un tipo majo y más aún cuando se trata de poner orden, pero de ahí a tener que pagarle sus viajes a la final de la Champions League hay un trecho.
2. Suprimir la asignación millonaria la Iglesia. Que levante la mano el que no haya puesto el grito en el cielo al comprobar en su borrador del IRPF que le debe dinero a los curas.
3. Controlar la corrupción y el mangoneo que rodea al PER y, en general, a todas las subvenciones. Del desempleo y el “apúntame unos días” en Andalucía ya ni hablamos.
4. Combatir la economía sumergida, que representa el 20% del PIB. Podríamos llamar a Ramoncín y su tropa de la SGAE para que nos echaran una mano.
5. Reducir el funcionariado. Es insostenible que un 20% de los currantes españoles sean funcionarios (¡3 millones!). Y digo yo, ¿para qué? En el colegio donde yo trabajo (privado) somos 14 profesores para 300 alumnos y ninguno sufrimos ansiedad. En el instituto (público) tres calles mas abajo trabajan 63 profesores y no llegan a 800 alumnos. A hacer matemáticas.
6. Moderar la corrupción política. Y digo moderar porque combatirla es imposible. Aquí sí que haría falta un cirujano con mano de hierro que pusiese contra las cuerdas a esta panda sinvergüenzas.
7. Subirle los impuestos a las SICAV. Ya está bien de tocarle los huevos al españolito con subidas de IVA y putear al empresario con uno de los impuestos de sociedades más altos de Europa. Y mientras tanto unos pocos paseándose en yates con putas y tirando botellas de champán de 3000 euros a la piscina.
Y solo cuando comprobemos que todas estas medidas son insuficientes (cosa que dudo) deberíamos plantearnos aumentar la edad de jubilación a los 67, abaratar el despido, reducir salarios, aumentar impuestos y, en general, darnos motivos para emigrar a otro país.

Guía práctica de la enfermedad de España

febrero 9, 2010
En cuatro puntos, para no ser pesado:

1. La deuda pública.

A pesar de que el ratio deuda/PIB (nivel de endeudamiento del Tesoro respecto a nuestro PIB) es relativamente “bajo” en comparación con otros países (llegaremos al 66% en 2010), España tiene una excesiva dependencia a la financiación a corto plazo. Esto es, cuando el Tesoro emite deuda, lo hace mayoritariamente a través de letras a 3 y 6 meses, que, por otra parte, son más baratas. Esto se ve en el calendario de vencimientos de deuda: para este año, España tendrá que devolver 125.000 millones de euros. ¿Cómo se devuelve tanto dinero? Emitiendo más deuda, con el riesgo que supone que, en las actuales circunstancias de incertidumbre y déficits disparados, nadie se atreva a comprarnoslas. Por si no lo sabeis, Lehman Brothers también tenía un exceso de deda a corto plazo. Un día se encontró con que nadie le compraba nuevas emisiones y, por tanto, no podía devolver los vencimientos de las ya emitidas. El triste final de este banco lo conocemos todos.
2. Los bancos.
Hasta ahora, España ha podido presumir de tener un sistema financiero “robusto”, pero este argumento está a punto de acabarse. Gracias a la financiación regulación del Banco de España y a la caridad de ZP, las entidades se llenaron de reservas en la época buena por si llegaban tiempos peores. Esas reservas han amortiguado la crisis en 2008 y 2009, pero muchos bancos y cajas están a punto de agotarlas. ¿Qué pasará cuando una entidad agote su capital? El Estado ha creado un fondo (el Frob) para seguir tirando el dinero esos casos, pero dudo mucho que su actual cuantía sea suficiente para salvar a todos. Así que habrá que hacer más grande el Frob a base de nuevas emisiones de deuda. Mal asunto… Y todo esto sin hablar de sus balances irreales y sobrecargados de viviendas (que ellos valoran al precio de mercado en pleno boom) que tendrán que salir a subasta por cuatro duros…
3. Sin reformas estructurales.
El Gobierno dice que en 2010 saldremos de la recesión. Y digo yo: ¿y qué? En el caso de que fuera cierto España podría pasarse (y se pasará) los próximos tres o cuatro años (siendo optimista) creciendo a un miserable ritmo del 0,5%, lo que es casi lo mismo que estar estancado. Eso impedirá crear empleo y reducir significativamente la tasa de paro. Nada de eso se logrará sin reformas estructurales que impidan que, en una época de crisis económica, se destruya tanto empleo. Y eso tiene mucho que ver con la baja productividad de los españoles. Así que es hora de hacer reformas de calado, muchas de las cuales serán dolorosas pero inevitables para los trabajadores. Si el desgobierno Gobierno no actúa ya, nuestra credibilidad en el exterior seguirá debilitándose, los inversores nos exigirán cada vez más interés por financiarnos y la peligrosa bola en la que nos hemos metido se hará cada vez más grande.
4. Falta de credibilidad.
El problema de España es que nadie se cree que estemos haciendo algo para cambiar las cosas. Y es que, efectivamente, no lo estamos haciendo. Y no será porque no nos lo han advertido la UE, el FMI e incluso algunos economistas de estos “famosillos”: o cambiamos nuestro modelo con reformas contundentes, dolorosas y creíbles o que Dios nos coja confesados. Pero parece que en este país los sindicatos tienen el poder de decidir qué se hace y qué no. No son capaces de echarse a la calle cuando hay más de cinco millones de parados pero sí amenzan con un huelga por cualquier gilipollez que no le importa a nadie.
El economista jefe de Citigroup dijo hace poco una frase que lo resume todo. “España tiene tres alternativas: dolor, quiebra o inflación”.

¿El infierno de la ESO?

enero 13, 2010

Después de varios años dedicándome a la enseñanza me creo con derecho a opinar sobre este tema. Me parece triste y lamentable en lo que se ha convertido el sistema educativo español. En este post no voy a echarle la culpa ni a los políticos (por ineptos gestores) ni a los niñatos alumnos de la ESO (por inepta educación), sino a una sección del profesorado con la que para nada me siento identificado.
Cada mañana empiezo a trabajar a las 8.30 de la mañana. Cuando aparco el coche en la puerta del centro no siento temblores en las pierna ni angustiosos sudores fríos. Llego, aparco el coche y bajo a mi aula. Suelo encontrarme a algún que otro listillo escondiendo el cigarrillo mientras su amigo le avisa de mi presencia. Los alumnos me dan los buenos días mientras camino por el pasillo central. Hoy uno de ellos hizo un comentario sobre una chaqueta nueva que me compré la semana pasada: “El profe gasta demasiada pasta en ropa”. La estética para ellos es algo muy importante y no se les pasa ni una. Entro en el aula y doy la clase. Entre clase y clase converso con algunos chicos en el pasillo para desconectar. Normalmente son ellos los que me buscan y me preguntan como estafar a Hacienda o qué negocio montar para hacerse ricos. Con esto, llegan las 3 de la tarde y vuelvo a casa. Mientras me aproximo a mi coche no sufro taquicardias post-traumáticas, tampoco presento síntomas de estrés ni doy gracias a Dios por permitirme salir con vida de allí. Por raro que parezca, tampoco tengo ganas de matar a ningún chaval cuando llego a casa ni sufro pesadillas por las noches pensando en el día anterior. Simplemente desconecto y… hasta mañana.
Es entonces cuando me pregunto, ¿por qué tantos profesores sufren depresión? ¿Por qué algunos se empeñan en comparar un día en la ESO con un día en las montañas de Afganistán rodeado de talibanes? Algo falla, me digo. Ni de coña pretendo con este post justificar las barbaridades que se ven en algunos institutos, pero sí que voy mas allá y cuestiono el origen de las mismas. Desde mi punto de vista son dos los sectores del profesorado causantes de este cáncer:
Profesores vejestorios: llevan 35-40 años en la profesión y están quemados. No saben hacer otra cosa y han perdido la ilusión por su trabajo. Suelen ser buenachones a los que los alumnos se les suben a la parra. Otros son desechos frustrados de la dictadura franquista que intentan imponer orden y solo provocan la burla con sus actos.
Profesores progres: gilipollas novatos recién licenciados que ingresaron en el gremio pensando en las 14 pagas y los dos meses de vacaciones. No tienen ni puta idea de como llevar una clase. Se ponen delante de 25 chavales de 16 años y se cagan en los pantalones. Creen que un alumno debe dejarse la gorra dentro de clase porque es una característica de su personalidad. No imponen su autoridad, son asquerosamente dialogantes y están totalmente convencidos de que su forma de actuar es ideal. Los niños fuman y le meten fuego a la papelera en su clase porque no sienten ningún respeto por el.
De este segundo grupo conozco a mas de uno. A alguno que otro le he visto llorar al salir de clase. Sin duda, el problema de estas personas se convierte en un problema social. Es necesario hacer limpieza en los institutos y no solo de niñatos casi delincuentes que estudian porque les da pereza trabajar. Todos estos deberían caer también. Unos tests psicotécnicos para ingresar en la profesión serían una buena idea. Otros hablan de dar rango de autoridad. La idea no es mala pero no tendrá resultado. El respeto se gana en los bajos fondos de una clase día a día y no enseñando una placa. Es lo que me faltaba por ver.

ACTUALIZACIÓN:

Aquí va la segunda parte dedicada a los padres.

Como no ser estafado por tu compañía telefónica y no morir en el intento

diciembre 31, 2009

Lo de las compañías telefónicas en España no tiene nombre. Hoy es uno de esos días en que me he despertado con ganas de reducir gastos y he hecho un par de llamadas. La primera a Telefónica. Marco el 1004 y contesta una ecuatoriana que habla como un robot. Le digo que quiero que me den de baja la línea y el ADSL. Me pone en espera y me pasa con el departamento de bajas. Sale una española con acento madrileño y le expongo mi caso. Me pregunta el motivo y le digo que estoy harto de pagar 60 € por un servicio que Vodafone ofrece por 40. Me intenta engañar alegando que la línea seguiríamos pagándosela a ellos hasta que se da cuenta de que esa estupidez no cuela. Decide pasarme con el departamento de calidad. Contesta otra mujer que hablaba como si me conociera de toda la vida. Una vez al día de la situación me ofrece 10 Mb a 19,95 durante un año, sin compromiso de permanencia (alquiler de línea no incluido). Acepto la oferta y me ahorro 25€ + IVA mensuales. De vergüenza.
Segunda llamada: Vodafone. Marco el 123 y contesta otra ecuatoriana (se ve que están de oferta). Le digo que quiero un Nokia N85 gratis (para un regalo). Me pregunta mi nombre, DNI, número de teléfono, dirección y banco en el que tengo domiciliado el pago. Una vez aprobado el test me dice que con los puntos acumulados se me queda en 159 €. La mando sutilmente a donde picó el pollo y pido la baja. Me pasa con el departamento de bajas y sale otra española con acento del norte, posiblemente cántabra. Vuelvo a exponerle el caso y mejora la oferta de la ecuatoriana: 69 €. Le respondo que eso es mas caro que gratis y que quiero la baja. Intenta convencerme pero termina por desistir y tramitarla. Cuelgo y a las dos horas Vodafone me devuelve la llamada: N85 gratis en 72 horas en mi casa y un 25% de descuento en la factura los próximos seis meses.
Queda claro que el que no llora, no mama. En España las compañías telefónicas viven en un oligopolio de oferta en el que la competencia y la guerra de precios es brutal. El gran beneficiado de esta situación es el consumidor, sin duda, pero para ello le obligan a jugar sucio. Aún nos encontramos a años luz del resto de Europa tanto en servicios como en precios. En fin, qué le vamos a pedir a un país en el que casi la mitad de los españoles mayores de 25 años no saben usar un ordenador y en el que uno de cada tres pcs tiene virus.

La revolución digital

diciembre 25, 2009

Hace unos años hablar de ordenadores e informática era una conducta casi sectaria reservada a unos cuantos elegidos, también conocidos como frikis. Sin embargo, hoy en día los ordenadores forman parte de nuestro trabajo y de nuestro tiempo de ocio. Todo empezó con el correo electrónico y el asesinato de las cartas. Le siguieron los programas de mensajería instantánea de MSN o Yahoo. Parecía increíble poder “hablar” con cualquier persona de cualquier parte del mundo en tiempo real. Cuando inventaron la videoconferencia, aquello ya era la leche. Luego llegaron los blogs y la información empezó a correr como la pólvora. El mundo multimedia era una realidad: youtube, google, wikipedia… pero, ¿qué nos espera?
Hablar del futuro es engañarse, ya es toda una realidad. El mundo digital no deja de avanzar y taparse los ojos equivale a convertirse en un frakasaurius. El papel y el formato físico tienen los días contados. Cada día son más los colegios e institutos que optan por las TICs como complemento educativo. Nosotros mismamente, el Colegio San José de Campillos, adoptamos al comenzar el curso el Proyecto ITAE (Innovación Tecnológica y Avance Educacional), basado en las herramientas de Google Apps. Nuestros alumnos ya no se ciñen a un libro concreto de un escritor o una editorial concretos, sino que tienen a su alcance toda la información flotante en el cyber espacio.
Los libros tal y como los entendemos hoy tienen sus días contados. Tengo en casa una mini biblioteca con decenas de libros ocupando todo un mueble. Quién me iba a decir cuando empecé a comprarlos que hoy en día todo eso cabría en un pequeño ebook. Los libros electrónicos jubilarán el papel, que no le quepa duda a nadie. Ya no tiene sentido comprar un libro de papel por 15 o 20 euros, cuando puedes optar por el formato digital a mitad de precio. Las ventajas son enormes: cientos de libro en un solo dispositivo que nunca se van a deteriorar y que podrás llevar a donde quieras en un mínimo espacio.

Incluso la prensa escrita está abocada a la desaparición. Cuando Apple saque al mercado su TabletMac, algo así como un lector digital de prensa entre muchísimas otras funciones, el mercado de los periódicos y las revistas se revolucionará. Las editoriales mas listas ya se están preparando para la revolución, el resto quedarán obsoletas y desaparecerán.
¿Y qué me dicen de la música? Dejando el tema de la piratería a parte, carece de sentido acudir a una tienda a comprar un cd. El futuro es la música digital y la iTunes Store ya se ha convertido en el primer vendedor de música de Estados Unidos. ¿Por qué pagar 20 euros por un cd que se estropea con el paso del tiempo pudiendo comprarlo en forma digital por 9,95?
En definitiva, no se trata de ver cómo será el futuro de la comunicación digital, sino de, por un lado, analizar su situación actual y, por otro lado, estudiar como esta se impuso y arrasó con lo antes establecido, acabando con todas las esperanzas de aquellos que osaron enfrentarse a esta avalancha de información digitalizada.