Archive for the ‘Progres’ Category

Esto sólo lo arreglamos entre todos

marzo 1, 2010

Si creías que ya estaba hecho todo (que es nada) para salir de la crisis estabas equivocado. Aún no habíamos visto el gran as guardado en la manga por gobierno y grandes empresas. Olvídense por un momento del Plan E, la ayuda de 400 €, el 2000 E, las prorrogaciones del subsidio de desempleo… todo era una farsa. ¡Salir de la crisis y volver a generar empleo, abolir la deuda externa y todas esas mariconadas que nos tienen acojonadillos se solucionan con optimismo! Quiero ver mañana a todo Dios quemando VISA en El Corte Inglés. ¡Se acabó el vivir con miedo!
Inquietante, ¿verdad? Pues esa es la genial idea que se le ha ocurrido a las Cámaras de comercio, la patronal de las grandes empresas constructoras (Seopan) y un buen número de grandes empresas (Telefónica, Iberia, El Corte Inglés, BBVA, Santander, La Caixa, Caja Madrid, Repsol, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Mapfre, Abertis, Mercadona, Indra, Renfe y Red Eléctrica) para quemar 4 millones de euros y sacarnos del agujero.
En definitiva, una gran campaña publicitaria sufragada por buena parte de los que nos han llevado a esta crisis, como las empresas constructoras o los bancos que han dado alegres préstamos a la locura del ladrillo. Ellos nos piden un esfuercito más, un cambio de actitud frente a la crisis, que no hay que reclamar nada a nadie, ni esperar que nadie solucione nada. Según estos marketinianos tenemos que preguntarnos: ¿qué puedo hacer yo?
Monumental sarta de chorraditas a lo Flanders y de chachiprirulismos hipócritas para esconder el verdadero mensaje de su campaña: ¡CONSUME YA, COÑO! 
Anuncios

La autopsia de España

febrero 18, 2010
Estamos en la España del siglo XXI: la España descafeinada y sin sal de Zapatero, la España pedófila de la niña de los ojos de Rajoy, la España del euro en bancarrota y la banca plenipotenciaria, la España cutre en que Almodóvar es ya un millonario sesentón y no un artista rompedor, la España eurotelevisiva de los infumables frikis elegidos por votación.
Ya sabíamos que el franquismo entonteció definitivamente a este país, tras muchos siglos de entontecimiento castrense, castizo y católico, lo que no teníamos tan claro es que la democracia, a pesar de todos sus esfuerzos, aún no nos había vuelto listos del todo. O nos ha hecho igualmente tontos, pero de otro modo. Será el consumo, será el capitalismo, será la televisión, cualquier cosa. En suma, que el daño cerebral causado no es tan fácil de reparar, sólo con unos cuantos baños dérmicos de modernidad y postmodernidad.
Una autopsia del futuro nos diría que España es una gran ruina arqueológica excavada desde el porvenir con tecnología chiripitifláutica y toda la ignorancia histórica que cabe esperar de ese futuro. España murió en un momento crítico, su defunción política como nación se produjo con los regionalismos autonómicos. España murió de muerte funcional.
España, una “alucinación colectiva” consensuada por sus habitantes y sancionada por el poder dominante. La realidad española un improvisado monitor de televisión que emite versiones de sí misma al infinito, garantizándole así una posteridad inmerecida incluso a una institución tan desfasada como la monarquía.
Las historias mágicas y las fabulaciones míticas, aún calientes, legitimando los nacionalismos centrípetos y los nacionalismos centrífugos.
En un país como éste donde ha funcionado a lo largo de la historia la más perfecta conjura de los necios y la conspiración inquisitorial, no es la adscripción ideológica la que helará el corazón del españolito nacido en cualquier década, no. Es la España gris, la España mediocre, la España mezquina, el ente que conspira desde todas las cátedras, púlpitos y puestos de poder contra la otra, perpetuamente condenada a la marginación y el exilio.

Extractos de “La España de Manuel Vila” de Juan Francisco Ferré

Gay and Lesbians of Zimbabwe

enero 28, 2010

El problema de tener como presidente a alguien que no tiene la mas remota idea de economía tiene sus consecuencias. Cree ZP que nos va a sacar de la crisis endeudando al Estado hasta las trancas y se equivoca. Poco le importa que medio planeta no se fíe de nuestra deuda y que el FMI nos señale con el dedo como el único país desarrollado que no crecerá en 2010. Se puede llegar a entender que intentase comprar votos con la famosa deducción de 400 euros (que ya no existe), que tire la casa por la ventana dando pan hoy para pasar hambre mañana con su Plan E, que falsee las cifras del paro para evitar infartos o que quiera retrasar la edad de jubilación a los 67 años para evitar el colapso del sistema de pensiones por su nula gestión. Sin embargo, conceder una subvención de 28.810 euros a la asociación ‘Gay and Lesbians of Zimbabwe’, por mas que lo intento, no me entra en la cabeza.
Esta curiosa subvención se enmarca en la llamada política de cooperación internacional y forma parte de una partida total de 234.000 euros aprobada por el Ministerio de Asuntos Exteriores que apareció publicada en el boletín Oficial del Estado el 13 de agosto del pasado año (Sección III, partida de subvenciones). La única información sobre la misma es que tiene como objeto un proyecto para que esta entidad cuenta con un centro de recursos y estudios.
Zimbabue vive una dramática situación política, económica y social, con los índices de pobreza disparados, hambrunas y la una hiperinflación de récord que ha acabado con las clases medias del país africano. De ahí, que sorprenda aún más que la cooperación española se fije en organizar la cabalgata (con perdón) del orgullo gay, pues dada la coyuntura del país, no es sin duda la necesidad más urgente.

No les des un pescado. Dales una caña y enséñales a pescar. (Lao Tse y Pedro Zerolo)

¿El infierno de la ESO?

enero 13, 2010

Después de varios años dedicándome a la enseñanza me creo con derecho a opinar sobre este tema. Me parece triste y lamentable en lo que se ha convertido el sistema educativo español. En este post no voy a echarle la culpa ni a los políticos (por ineptos gestores) ni a los niñatos alumnos de la ESO (por inepta educación), sino a una sección del profesorado con la que para nada me siento identificado.
Cada mañana empiezo a trabajar a las 8.30 de la mañana. Cuando aparco el coche en la puerta del centro no siento temblores en las pierna ni angustiosos sudores fríos. Llego, aparco el coche y bajo a mi aula. Suelo encontrarme a algún que otro listillo escondiendo el cigarrillo mientras su amigo le avisa de mi presencia. Los alumnos me dan los buenos días mientras camino por el pasillo central. Hoy uno de ellos hizo un comentario sobre una chaqueta nueva que me compré la semana pasada: “El profe gasta demasiada pasta en ropa”. La estética para ellos es algo muy importante y no se les pasa ni una. Entro en el aula y doy la clase. Entre clase y clase converso con algunos chicos en el pasillo para desconectar. Normalmente son ellos los que me buscan y me preguntan como estafar a Hacienda o qué negocio montar para hacerse ricos. Con esto, llegan las 3 de la tarde y vuelvo a casa. Mientras me aproximo a mi coche no sufro taquicardias post-traumáticas, tampoco presento síntomas de estrés ni doy gracias a Dios por permitirme salir con vida de allí. Por raro que parezca, tampoco tengo ganas de matar a ningún chaval cuando llego a casa ni sufro pesadillas por las noches pensando en el día anterior. Simplemente desconecto y… hasta mañana.
Es entonces cuando me pregunto, ¿por qué tantos profesores sufren depresión? ¿Por qué algunos se empeñan en comparar un día en la ESO con un día en las montañas de Afganistán rodeado de talibanes? Algo falla, me digo. Ni de coña pretendo con este post justificar las barbaridades que se ven en algunos institutos, pero sí que voy mas allá y cuestiono el origen de las mismas. Desde mi punto de vista son dos los sectores del profesorado causantes de este cáncer:
Profesores vejestorios: llevan 35-40 años en la profesión y están quemados. No saben hacer otra cosa y han perdido la ilusión por su trabajo. Suelen ser buenachones a los que los alumnos se les suben a la parra. Otros son desechos frustrados de la dictadura franquista que intentan imponer orden y solo provocan la burla con sus actos.
Profesores progres: gilipollas novatos recién licenciados que ingresaron en el gremio pensando en las 14 pagas y los dos meses de vacaciones. No tienen ni puta idea de como llevar una clase. Se ponen delante de 25 chavales de 16 años y se cagan en los pantalones. Creen que un alumno debe dejarse la gorra dentro de clase porque es una característica de su personalidad. No imponen su autoridad, son asquerosamente dialogantes y están totalmente convencidos de que su forma de actuar es ideal. Los niños fuman y le meten fuego a la papelera en su clase porque no sienten ningún respeto por el.
De este segundo grupo conozco a mas de uno. A alguno que otro le he visto llorar al salir de clase. Sin duda, el problema de estas personas se convierte en un problema social. Es necesario hacer limpieza en los institutos y no solo de niñatos casi delincuentes que estudian porque les da pereza trabajar. Todos estos deberían caer también. Unos tests psicotécnicos para ingresar en la profesión serían una buena idea. Otros hablan de dar rango de autoridad. La idea no es mala pero no tendrá resultado. El respeto se gana en los bajos fondos de una clase día a día y no enseñando una placa. Es lo que me faltaba por ver.

ACTUALIZACIÓN:

Aquí va la segunda parte dedicada a los padres.