Archive for the ‘Euro’ Category

El Banco de España detecta que la gente ya se agacha para recoger las monedas de cinco céntimos.

febrero 2, 2010

En `El Garrofer´ han realizado un importante estudio y han llegado a la conclusión de que la mayoría de los españoles hemos empezado a agacharnos para recoger del suelo las monedas de cinco céntimos que se nos caen o encontramos por azar. Según el Banco de España, hasta el año pasado el mínimo por el que la gente estaba dispuesta a tomarse la molestia era de diez céntimos.
Algo parecido ocurre al recibir el cambio en una cafetería: antes, si la calderilla era sólo de color cobrizo se dejaba de propina en el platito, pero ahora se seleccionan como mínimo las piezas de cinco céntimos y se guardan para una posible necesidad futura.
“Es verdad que yo y más gente que conozco hemos empezado a recoger las monedas de cinco céntimos”, dijo un señor que pasaba por allí. “Porque pueden parecer poca cosa, pero juntando veinte tienes un euro”.
La ministra de Economía, Elena Salgado, no refutó los datos aportados por el Banco de España pero quiso restar alarmismo a la situación ya que según sus palabras, “la cosa sólo será verdaderamente preocupante cuando la gente empiece a agacharse para coger las de dos y un céntimo”. “Hasta ese momento se puede decir que nuestra economía va bien”, dijo Salgado.
A este respecto, Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, afirmó que según las previsiones del Banco de España, ese momento fatídico podría llegar antes de Semana Santa.
La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega pidió públicamente a Fernández Ordoñez que no alarme a la población ya que “ni yo ni nadie hemos visto nunca a nadie agacharse para coger una moneda de dos céntimos, y mucho menos de uno”.
Consultadas por El Garrofer, un grupo de amas de casa de Moratalaz dijeron que estarían dispuestas, llegado el caso, a agacharse para coger las monedas de menor valor, “siempre que no estuvieran en el suelo de un urinario público”.

¿Cómo salir de la crisis?

mayo 3, 2009

Ver la tele, oír la radio o leer el periódico y comprobar como cuatro incompetentes intentan sacarnos de la crisis dando palos de ciego da mucho miedo. El motivo principal por el cual estamos en crisis es porque los bancos han prestado dinero a espuertas sin ton ni son y sin comprobar las posibilidades de devolver el crédito de aquel al que le prestaban. El crédito ha sido desmesurado y se ha creado una situación de bienestar social irreal basada en las deudas que todo el mundo tenía con los bancos. Venga casas caras, venga vacaciones en el Caribe y venga Audis y Bmw. La sociedad se ha llenado de falsos ricos con mas tarjetas de créditos que neuronas. Y ahora que toda la mierda nos ha estallado en la cara, ¿qué solución proponen? Inyectar dinero a los bancos para que estos cubran las deudas de los morosos que no les pagan y, con ello, abrir nuevamente el grifo del crédito a particulares. Si en la economía no hay dinero real, concedamos de nuevo préstamos a todo el mundo y acabemos con el problema. Esta situación es de juzgado de guardia. Les saldría más barato y les daría menos quebraderos de cabeza tirar billetes de 200 euros desde helicópteros. ¿Que la gente no tiene dinero? Pues pasta gansa para todos. Bochornoso.

Propongo algunas medidas anticrisis que le costarían las próximas elecciones a cualquier político que las aplicase, pero que sin duda serían mucho mas efectivas que las actuales:
1. Nombrar a un Comité de sabios formado por economistas expertos para que gestionen la crisis. A los políticos este problema les viene grande.
2. Aumentar el Fondo de Garantía de Depósitos con dinero procedente de los propios bancos.
3. Dejar quebrar a bancos y cajas de ahorro sin inyectarles ni un euro público. Nacionalizar a los supervivientes e impedir de esta forma que el dinero de todos lo gestionen manos privadas.
4. Salida inmediata del euro y devaluación de la neopeseta. Fue divertido mientras duró. El que quiera jugar con el dinero que se compre un Monopoly.
5. Dejar quebrar a las pymes. Existen demasiados empresarios en este país que no saben gestionar ni el dinero de su propia casa, menos aún una empresa. Ya vendrán otros con mejores ideas.
6. Prohibición de hipotecas a más de 15 años y con un tope máximo de 60.000 euros. Con esto aseguramos que el precio de las casas se mantenga dentro de unos límites normales y que la gente no se endeude por encima de sus posibilidades. Especulación y morosidad eliminadas de un solo golpe.
7. Ley por la cual si una persona no puede pagar su hipoteca le entrega las llaves al banco y a tomar por culo la casa y la deuda.
8. Subida de impuestos y contención absoluta del gasto público para evitar la quiebra del Estado.
9. Eliminar la ESO y volver al BUP y el COU. Los jóvenes son el futuro del país así que mas vale educarlos como personas y no como burros. Algún día tendrán que tomar decisiones.
10. Reconversión de la industria y control del flujo de inmigrantes. Sobre este tema podría escribir durante horas. Ya le dedicaré un post otro día.

¿Qué hago con mis ahorros?

abril 5, 2009


Partiendo de la base de que en España no ahorra ni Dios y precisamente por ello estamos en crisis, podría decirse que este post no tiene el menor sentido. Aún así supongamos que existen personas con algo mas de dos dedos de frente que no se unieron a la fiebre consumista y ahora no saben qué hacer con su dinero. He aquí algunos consejos no profesionales sobre qué hacer y qué no hacer con los mismos. Las alternativas son varias, decidid bajo vuestra propia responsabilidad:

1. Sacarlos del banco y esconderlos entre las páginas de aquella vieja enciclopedia Larousse que no servía para nada.

2. No comprar bonos del Estado de ningún país del mundo.

3. Aprobar un curso a distancia sobre jardinería y comprar un huerto, un sombrero de paja, utensilios agrícolas, una escopeta y muchas balas.

4. Anular todos los planes de ahorro y de pensiones que tengais (aún perdiéndoles dinero).

5. Comprar lingotes de oro, cavar un agujero bajo el mueble-bar del salón y esconderlo allí. No permitir que ninguna empresa los gestione por vosotros.

6. Irte dos semanas de vacaciones todo incluido al Caribe a derrocharlo, porque tú lo vales.

7. No endeudarse mas y destinar los ahorros a eliminar deuda presente. Antes de compraros algo preguntaros si verdaderamente lo necesitais.

8. Comprar acciones de la Bolsa de Alemania cuando ésta toque fondo y cargarse de paciencia para multiplicar ganancias dentro de 15 años.

9. Si en vuestro trabajo os preguntan si queréis coger las vacaciones o si preferís cobrarlas en mano, decid que lo segundo. Ya tendreis tiempo de vacaciones cuando llegemos al 25% de paro.

10. Si nos salimos del euro sacar una hipoteca sin miedo, comprar cualquier chalet caro en la costa y esperar a que el político de turno devalúe la moneda. Tendremos una ganga.

11. Si sois padres matricular a vuestros hijos en el Colegio San José y esperar a que crezcan y se conviertan en ingenieros o pilotos de Iberia para recuperar la inversión. Hasta los 17-18 años nos hacemos responsables del lavado de cerebro.

Tantos consejos como jugadores de un equipo de fútbol. Esto me recuerda una historia que me contó mi abuela hace años. Decía la pobre mujer que en la época de Franco cuando las cosas pintaban muy mal el gobierno ponía partidos de fútbol en la tele un día sí y el otro también. Así la gente quedaba anestesiada y no se enteraba de nada. ¿Os recuerda algo?

Euro no, gracias

marzo 14, 2009

Estaba claro que el euro iba a ser un fracaso. No hay que tener un master en economía ni ser un experto en finanzas para saber que desde que nos quitaron la peseta todo está mas caro. Antes un café costaba 100 pesetas (120 en los bares cool) y ahora cuesta como mínimo 1 €. A mí los procesos para integrar países me parecen muy bien. Hace poco mas de 50 años los europeos nos matábamos entre nosotros mismo y ahora gracias a la UE somos un pseudo-país donde reina el colegueo. Cooperar es positivo y trae muchos beneficios, el principal la no violencia, pero también acarrea muchos problemas si las cosas no se hacen bien. Vale que se eliminen barreras físicas, que se supriman aranceles o que se adopten políticas conjuntas, ¿pero una moneda común? ¿Acaso todos los países somos iguales?

La zona euro la formamos 16 países: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal. Entre todos jugamos a comprar las cosas en euros y a mirar con recelo a los que no se atreven a hacerlo. Pero este juego es absurdo y cualquiera con dos dedos de luces lo vería claro. Los 16 países son 16 culturas diferentes, 16 sistemas económicos y sociales distintos y 16 formas de ver las cosas que poco o nada tienen que ver la una con la otra. Unos países son muy ricos, como Alemania y Francia, y otros muy pobres, como Portugal y Malta. Es como si en un partido de fútbol jugasen el Real Madrid contra el Antequera. No habría color.

Antes un españolito medio ganaba 120.000 pesetas (721 € actuales) y estaba bien pagado. Hacía sus cuentas a principios de mes y sabía qué podía comprar, para qué tenía que ahorrar y qué era utópico. La gente sobrevivía y se podía permitir un nivel de vida medianamente decente. Al cambio, el españolito que hoy gane menos de mil euros (los famosos mileuristas) es prácticamente un desgraciado de cara a la sociedad. Con mil euros actuales no se puede vivir. Pagas la letra del coche, la hipoteca y con lo que sobra, con suerte, te puedes permitir un paquete de donuts. Está claro que el redondeo ha sido socialmente letal para la mayoría de los mortales. Ante esta situación es españolito ha recurrido al crédito, al préstamos barato del banco del pueblo. Y así nos van las cosas.

Si bien el euro no es el culpable de la crisis, es obvio que sí que va a ayudar a que sea mas complicada salir de esta. Antes, si un país pasaba por un mal momento económico jugaba con su moneda y con sus tipos de cambio y con mayor o menos alegría conseguía salir adelante. Hoy en día esa devaluación es imposible. Todos jugamos en el mismo equipo y tendremos que resolver problemas diferentes con soluciones parecidas y con una moneda idéntica. Houston, tenemos un problema.

Las ideas progres han fracasado nuevamente y ahora toca comernos el marrón entre todos. Es la historia de siempre: alguien mete la pata y tienen que llevar una veintena para sacar las castañas del fuego. En el anterior artículo dije que o nos echaban del euro o salíamos por nuestro propio pie. Lo mantengo con firmeza: lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible. Se ven nubarrones en el horizonte, pronto llegará la tormenta.

Temblad, estamos en deflación

febrero 17, 2009

Al gobierno le ha costao reconocerlo pero al final se han visto obligados. Oficialmente la economía española ya está en deflación, por lo que el empobrecimiento del país va a ser acojonante. La deflación es la caída generalizada del nivel de precios de bienes y servicios en una economía (todo se vuelve mucho mas barato). Es el movimiento contrario a la inflación (subida del precio de todos los artículos).

Esta situación económica en que los precios disminuyen es producida por una falta de demanda, y es mucho más maligna, y temida por los empresarios que la inflación. Y vosotros direis, ¿por qué va a ser malo que el precio de todo baje?

La deflación puede desencadenar un círculo vicioso: los comerciantes tienen que vender sus productos para cubrir al menos sus costes fijos (entendiendo que el precio ya no alcanza para pagar los costes variables), por lo que bajan los precios. Con precios bajando de forma generalizada, la demanda disminuye más, porque los consumidores entienden que no merece la pena comprar si mañana todo será todavía más barato. En la inflación, sin embargo, ocurre todo lo contrario, dado que los consumidores prefieren comprar antes los bienes de larga duración, para anticiparse a subidas de precios.

Dado este círculo vicioso, la deflación se convierte en causa y efecto de la falta de circulación del dinero en la economía, porque todos prefieren retenerlo. Así pues el dinero no circula, se queda guardado en los bancos o debajo del colchón de la abuela.

Al final, la economía se derrumba dado que los consumidores no consumen y la industria no encuentra salida a sus productos en los mercados, por lo que sólo consigue pérdidas. ¿Consecuencia? Despido de trabajadores, por lo que el empobrecimiento se agrava y volvemos de nuevo al principio.

Las soluciones a la deflación corroboran el refrán de que es peor el remedio que la enfermedad:

1. Políticas monetarias: la primera forma de luchar contra la deflación es bajar el precio del dinero. Esto equivaldría a poner más dinero en circulación (los tipos de interés son más baratos, y compensa endeudarse) y la gente tendería a consumir más a base de préstamos. Pero teniendo en cuenta que hemos llegado a esta crisis por culpa del endeudamiento, como que no me convence.

2. Políticas fiscales: aumento del gasto público, reducción de impuesto… En definitiva, vaciar las arcas del Estado, que ya de por sí no están para muchas alegrías. Obviamente, eso de tener un Estado pobre tampoco es muy alentador.

Con todo esto, ¿qué nos queda? Pues nada, o nos cortamos las venas o nos las dejamos largas. La agonía será la misma. Aunque yo me inclino mas por abandonar el euro, moneda maldita, e inventarnos una neopeseta o un hispanoeuro solo válido en Egspañistán.