Archive for the ‘Educación’ Category

¿El infierno de la ESO? (Parte 2)

marzo 27, 2010
Hoy voy a dejar a un lado la economía para hablar sobre educación. No es la primera vez que saco este tema en el blog, ya en una ocasión expliqué lo complicada y perversa que puede llegar a ser la docencia y casi me pegan los mafiosos de menéame. Sin embargo, dejé en el tintero uno de los aspectos más preocupantes y, a su vez, posible causa del deterioro de la educación en este país: la familia.
He vivido experiencias surrealistas con algunos padres de mis alumnos. Recuerdo el caso de un señor que intentó convencerme de la muerte de un familiar cercano para que yo autorizase la salida de su hijo el fin de semana. Y todo para evitar que su pequeño (de 19 años) pasase el fin de semana castigado en el centro por sus malas notas. En otra ocasión una señora casi me atiza con su bolso porque llamé “futuro aparcacoches” a su linda criatura (expulsado de tres institutos en dos años). Y la semana pasada, sin ir más lejos, me amenazaron con una denuncia por atreverme a “ridiculizar” en público a un animal crío que casi se carga a ostias a otro de la clase por gastarle el tipex.
Gafes del oficio que confirman mi teoría de que en este país sobran buenas palabras y falta mala leche para saber educar a un niño. La asertividad de la que tanto hablan los psicopedagogas es una solución inventada por progres, lamentable e ineficaz. Lo que hace falta es autoridad y dejarse de gilipolleces.
Y es aquí donde aparece el nombre de Emilio Calatayud. Merece la pena perder un rato en ver los dos vídeos en lugar de lamentarse durante años con un “qué he hecho mal”. Por cierto, he tenido alumnos en mi aula que venían a cumplir sentencias de este señor. Paradojas de la vida, supongo.

Te han engañado en todo

marzo 25, 2010
Dedicado a todos esos borregos del sistema cuya errónea configuración de fábrica les impidió ver más allá de lo que las personas que estaban a su alrededor le decían que tenía que hacer con su vida, sin acritud:
1. Te prometieron que si estudiabas una carrera tendrías un buen trabajo, y ahora encadenas contratos temporales de 800 euros.
2. Te aseguraron que la vivienda nunca baja y que comprar una era la opción sensata, y ahora tienes una deuda para los próximos 30 años que no puedes pagar.
3. Te dijeron que si trabajabas para una gran empresa, y eras fiel y cumplidor, harías carrera, y esa empresa te ha dejado en paro.
Ahora que sabes que todo lo que te dijeron que tenías que hacer para tener una vida próspera y tranquila era mentira, ¿qué vas a hacer?
a. Puedes lamentarte de tu mala suerte e ir llorándole a todos tus amigos.
b. Puedes culpar a los empresarios, al gobierno, a los especuladores, al capitalismo, a los sindicatos, al sistema…
c. Puedes insistir en hacer lo mismo, pero con más ahínco: estudiar un master además de la carrera, buscar un trabajo en una empresa más grande, jugar mejor al juego de las propiedades inmobiliarias…
Si eres cinéfilo, tal vez estas reflexiones te recuerden una frase mítica de Tyler en El club de la lucha: “Somos la mierda cantante y danzante del mundo”. Y sí,  es una lástima que todo el sistema esté pensado y concebido desde cero para sacarle la sangre a los de abajo en beneficio de los de arriba, y también es una lástima que nadie te lo advirtiese antes. Sin embargo, no olvides que tú eres el verdadero responsable de tu situación.
Hagamos una reflexión aún más profunda y sincera: si tienes estudios, un trabajo de mierda, tus jefes te pisotean, tu novia es muy fea y la gente te ignora es porque eres un borrego del sistema sin iniciativas. Ahora solo tú eres responsable de tu futuro.

La N con la A, NASDAQ

marzo 15, 2010

Qué listos nos hemos vuelto con el paso de los años. ¿Qué es una subprime? ¿Habías oído esta palabra años atrás, cuando aún nadie se enteraba del tsunami financiero que terminaría arrasando el planeta? Seguramente esta palabra inglesa, que se utiliza para aludir a un préstamo, hipoteca o inversión de mierda (alto riesgo), no te suena a chino, porque en los últimos años ha llenado páginas y más páginas de información económica e incluso se ha colado ya en las conversaciones de los ciudadanos profanos en economía. Hasta tal grado se ha popularizado que fue elegida como la Palabra de 2007 por la Sociedad Americana de Dialectos.

No hay duda de que la crisis está enriqueciendo el vocabulario financiero de los ciudadanos, principalmente de los pepitos con hipoteca a cuarenta años. Pero los expertos esperan que más allá de popularizar palabras que habían sido de uso exclusivo para los especialistas en economía, la crisis sirva también para que los ciudadanos amplíen su conocimiento sobre conceptos básicos (qué es el tipo de interés, cómo funciona la bolsa, qué es el IVA o el PIB) que les conciernen como consumidores, como empleados o empleadores, como contribuyentes o como usuarios de servicios financieros. Porque los españoles suspendemos en cultura financiera y hay que echarle la culpa a la ausencia de este tipo de formación en las escuelas.
Y es que poco ha cambiado desde que, hace ya unas décadas, el economista y escritor José Luis Sampedro se preguntara por qué los alumnos de secundaria y los bachilleres salen de las aulas conociendo la calcopirita pero sin tener ni puta idea sobre qué es un banco, cuando la gran mayoría nunca volverán a toparse con este mineral pero todos abrirán una cuenta corriente.
Tenemos el infierno de la ESO repleto de asignaturas absurdas que los profesores explican a través de documentales y recortes de internet, como Educación para la ciudadanía o Proyecto integrado, pero no hay lugar para luchar contra la incultura económica. Nos piden a los profesores que enseñemos en valores y no se dan cuenta de que esa labor es de la familia. A mí mis padres me enseñaron a quitarme la gorra al entrar en clase y a no eructar en público, mientras que al colegio iba a aprender matemáticas e idiomas. 

Aún así me pregunto si el problema no será de Lengua y no de Economía. Habría que explicar el verdadero significado de la frase “Nadie da duros a cuatro pesetas”. O quién sabe, a lo mejor es de Historia.

Personaje de la semana: John Cobra

marzo 7, 2010
El desastroso sistema educativo de nuestro país ya tiene nuevo mártir. Se hace llamar John Cobra y representa a las mil maravillas lo que pasa cuando administraciones sucesivas basan la economía de un país en la mano de obra ninguneando la educación, la ciencia y la cultura. Cobra es, por así decirlo, la segunda trompeta del Apocalipsis tras Belén Esteban. La constatación de que la idiotez y la chabacanería no tienen edad ni género. El drama no es que Cobra salga en la tele, el drama es que exista.
Su intervención televisiva (que vi en YouTube, como todo hijo de vecino) es lo más increíble que he visto en televisión desde hace tiempo. Mientras lo veía, sólo podía pensar: LOGSE. Pero no, resulta que el muy cabrón es casi de mi quinta. O sea, que es una víctima de EGB. A raíz de la performance del sujeto este hubo quien llegó a pedir la cabeza de Alberto Oliart. Yo, francamente, dejaría en paz a Oliart, que bastante tiene con conseguir que el polvorín en que se ha convertido TVE no estalle con las antorchas de los sindicatos (30 euros a que no lo consigue). Yo pediría la cabeza de todos los responsables de educación desde 1978 hasta hoy. Y les pondría a hacer los coros en “Mira quién baila”, a ver si eso se les da mejor. No me digan que no les dan ganas de pedir la nacionalidad andorrana.

¿El infierno de la ESO?

enero 13, 2010

Después de varios años dedicándome a la enseñanza me creo con derecho a opinar sobre este tema. Me parece triste y lamentable en lo que se ha convertido el sistema educativo español. En este post no voy a echarle la culpa ni a los políticos (por ineptos gestores) ni a los niñatos alumnos de la ESO (por inepta educación), sino a una sección del profesorado con la que para nada me siento identificado.
Cada mañana empiezo a trabajar a las 8.30 de la mañana. Cuando aparco el coche en la puerta del centro no siento temblores en las pierna ni angustiosos sudores fríos. Llego, aparco el coche y bajo a mi aula. Suelo encontrarme a algún que otro listillo escondiendo el cigarrillo mientras su amigo le avisa de mi presencia. Los alumnos me dan los buenos días mientras camino por el pasillo central. Hoy uno de ellos hizo un comentario sobre una chaqueta nueva que me compré la semana pasada: “El profe gasta demasiada pasta en ropa”. La estética para ellos es algo muy importante y no se les pasa ni una. Entro en el aula y doy la clase. Entre clase y clase converso con algunos chicos en el pasillo para desconectar. Normalmente son ellos los que me buscan y me preguntan como estafar a Hacienda o qué negocio montar para hacerse ricos. Con esto, llegan las 3 de la tarde y vuelvo a casa. Mientras me aproximo a mi coche no sufro taquicardias post-traumáticas, tampoco presento síntomas de estrés ni doy gracias a Dios por permitirme salir con vida de allí. Por raro que parezca, tampoco tengo ganas de matar a ningún chaval cuando llego a casa ni sufro pesadillas por las noches pensando en el día anterior. Simplemente desconecto y… hasta mañana.
Es entonces cuando me pregunto, ¿por qué tantos profesores sufren depresión? ¿Por qué algunos se empeñan en comparar un día en la ESO con un día en las montañas de Afganistán rodeado de talibanes? Algo falla, me digo. Ni de coña pretendo con este post justificar las barbaridades que se ven en algunos institutos, pero sí que voy mas allá y cuestiono el origen de las mismas. Desde mi punto de vista son dos los sectores del profesorado causantes de este cáncer:
Profesores vejestorios: llevan 35-40 años en la profesión y están quemados. No saben hacer otra cosa y han perdido la ilusión por su trabajo. Suelen ser buenachones a los que los alumnos se les suben a la parra. Otros son desechos frustrados de la dictadura franquista que intentan imponer orden y solo provocan la burla con sus actos.
Profesores progres: gilipollas novatos recién licenciados que ingresaron en el gremio pensando en las 14 pagas y los dos meses de vacaciones. No tienen ni puta idea de como llevar una clase. Se ponen delante de 25 chavales de 16 años y se cagan en los pantalones. Creen que un alumno debe dejarse la gorra dentro de clase porque es una característica de su personalidad. No imponen su autoridad, son asquerosamente dialogantes y están totalmente convencidos de que su forma de actuar es ideal. Los niños fuman y le meten fuego a la papelera en su clase porque no sienten ningún respeto por el.
De este segundo grupo conozco a mas de uno. A alguno que otro le he visto llorar al salir de clase. Sin duda, el problema de estas personas se convierte en un problema social. Es necesario hacer limpieza en los institutos y no solo de niñatos casi delincuentes que estudian porque les da pereza trabajar. Todos estos deberían caer también. Unos tests psicotécnicos para ingresar en la profesión serían una buena idea. Otros hablan de dar rango de autoridad. La idea no es mala pero no tendrá resultado. El respeto se gana en los bajos fondos de una clase día a día y no enseñando una placa. Es lo que me faltaba por ver.

ACTUALIZACIÓN:

Aquí va la segunda parte dedicada a los padres.

El vocabulario de la LOE

mayo 18, 2009


Pues eso, simplemente. Los tiempos han cambiado mucho y los eufemismos están de moda así que, ¿por qué no usarlos también en la educación? Veamos algunos ejemplos:

ADAPTACIÓN CURRICULAR: Dar libros de primaria a los alumnos de secundaria.

ADAPTACIÓN CURRICULAR INDIVIDUALIZADA: Dar libros de primaria a alumnos de secundaria (pero uno diferente a cada alumno).

ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD: Dedicar más tiempo a los que no sirven para estudiar que a los que sí que sirven.

EVALUACIÓN INICIAL: Test que se hace al principio del curso que sirve para que el profesor constate que los alumnos no saben nada.

COMPETENCIAS BÁSICAS: Saber hacer la O con un canuto.

CRÉDITO VARIABLE: Asignatura “maría”

CURRÍCULUM: Programa, plan de estudios, pero en latín que queda más guay.

NIVEL EDUCATIVO: Curso.

UNIDAD DIDÁCTICA: Lección, tema.

ACTIVIDAD DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE: Ejercicio.

DIVERSIDAD: Alumnos que van justitos o directamente gandules. A veces también se incluyen pre-delincuentes.

EJES TRANSVERSALES: Intentar que los alumnos no se droguen, no atropellen abuelas con la moto y no tengan relaciones sexuales sin protección.

ESCUELA INCLUSIVA: Poner las manzanas sanas y las podridas en el mismo saco. La finalidad es que las podridas se vuelvan sanas, pero el resultado acaba siendo que muchas buenas se vuelven podridas.

ESTABLECER UNA RELACIÓN DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE: Dar clase.

GRADUADO EN EDUCACIÓN SECUNDARIA: Papel en DIN A-3 que puede servir para decorar.

MEDIACIÓN: Intentar que un alumno le devuelva a otro el MP3 que le ha mangado.

CONSTRUCTIVISMO: Secta fanática y peligrosa (como se ha demostrado) que afirma que los chavales aprenden las cosas por ellos mismos.

PEDAGOGÍA: Brujería disfrazada de medicina. Pseudociencia tan ignorante que ignora su propia ignorancia.

POLIVALENCIA CURRICULAR: Fenómeno que se da cuando un profesor de ciencias da clases de sociales.

PONER A LOS ALUMNOS EN SITUACIÓN DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE: Hacer que se sienten y que se callen.

3º DE ESO: 1º de BUP pero mucho más fácil.

1º DE CARRERA: 3º de BUP y COU en un solo año. Se hace en la universidad.

PROGRAMA DE GARANTÍA SOCIAL: Refugium pecatorum (refugio de los pecadores). Lugar para adolescentes en edad laboral.

PRÁCTICA REFLEXIVA: Preparar las clases antes de darlas.

PROYECTO CURRICULAR: Armario muy grande y con muchos papeles que se abre una vez al año cuando viene el inspector.

RELACIONES POSITIVAS EN EL AULA: Contar hasta 10 y respirar hondo para reprimir las ganas de insultar o pegar a un alumno.

SALUD Y BIENESTAR DEL PROFESORADO: No acabar encerrado en un manicomio y prescindir de los servicios del foniatra.

NUEVAS TECNOLOGÍAS: Informática.

TIC: Informática (cuando ya te has cansado de decir “nuevas tecnologías”).